Coworking para funcionarios

¿Es el coworking para funcionarios? Es una pregunta que queda vez está más de actualidad y cuya respuesta solo puede ser si. 

Teletrabajo del funcionariado

El coworking no es solo para autónomos o startups, ya que también se adapta a las necesidades de un funcionariado español con cada vez más y mejores opciones de teletrabajar. Esto es importante puesto que las administraciones son los principales empleadores del país. La masa de posibles beneficiarios aumenta por la clara tendencia del sector público a favorecer el teletrabajo, apareciendo los espacios de coworking como una opción viable y económica para los funcionarios.

Son muchas las iniciativas que las diferentes administraciones están poniendo en marcha, como ha ocurrido no solo a nivel estatal, sino también autonómico como el caso vasco o el gallego. Se busca dar mayor flexibilidad al trabajador y favorecer la conciliación laboral y familiar, pero también favorecer que los funcionarios puedan fijar sus residencias en localidades con riesgo de despoblación. 

En el caso de la Administración General del Estado (AGE), recientemente se han incrementado los días en los que su personal puede teletrabajar siempre que su puesto lo permita. Hasta ahora, los funcionarios de la Administración General del Estado podían teletrabajar de forma voluntaria 1 día a la semana, pero a partir de enero de 2022 ya podrán elegir 3 días de teletrabajo. Así, podrán desarrollar hasta el 60% d su actividad laboral de forma remota. Este teletrabajo tendrá carácter voluntario (salvo situaciones de fuerza mayor) y reversible.

En el caso gallego, la administración autonómica también favorece el teletrabajo entre sus funcionarios. Debemos mencionar sobre este particular el Acuerdo sobre la prestación de servicios en la modalidad de teletrabajo en la Administración de la Comunidad Autónoma de Galicia, aprobado por el Consello de la Xunta de Galicia en su reunión del día 3 de diciembre de 2020. El acuerdo recoge en sus términos una modalidad de teletrabajo voluntaria y reversible. Además prioriza a las víctimas de violencia de género, mujeres embarazadas, personas con discapacidad, mayores de 60 años, aquellas que tengan necesidad de conciliación de la vida familiar y personal y las personas que tengan un mayor tiempo y distancia de desplazamiento del domicilio al lugar de trabajo. Este Acuerdo marca ciertos requisitos en su artículo 4:

Serán requisitos para que el órgano competente en cada caso pueda autorizar a su personal adscrito la prestación de servicios mediante la modalidad de teletrabajo:

a) Que se implante en el órgano de adscripción del puesto un sistema de gestión del trabajo por objetivos o un sistema medible de asignación de tareas.

b) Que el personal que pretenda obtener la autorización para teletrabajar cumpla los siguientes requisitos:

i) Estar en situación de servicio activo y estar adscrito a un puesto de trabajo susceptible de desempeñar en régimen de teletrabajo.

ii) Acreditar una experiencia mínima de un año de servicios prestados en puestos con funciones y tareas análogas a las del puesto que se pretenda desempeñar en la modalidad de teletrabajo. No obstante, en el informe del órgano de adscripción del puesto podrá proponerse el desempeño en el régimen de teletrabajo para personas que no acrediten la mencionada experiencia, pero que durante el tiempo que hayan desempeñado efectivamente dicho puesto u otro de contenido semejante hayan acreditado, a juicio del supervisor, un correcto conocimiento de las funciones que tienen que desempeñar.

iii) Tener conocimientos informáticos y telemáticos, teóricos y prácticos, que garanticen la aptitud para teletrabajar, así como de protección de los datos vinculados al objeto de tratamiento.

iv) Disponer de un espacio de trabajo que cumpla con las condiciones establecidas por la normativa vigente en materia de prevención de riesgos laborales.

v) Disponer de conexión estable a internet y con el ancho de banda suficiente para el acceso a red de la Xunta de Galicia.

La Xunta garantiza los medios tecnológicos para el desempeño de esta modalidad de teletrabajo.

Se dispara la demanda de espacios de coworking

Los espacios de coworking, tras el primer impacto de la pandemia, han visto crecer fuertemente su demanda, funcionando como soluciones en el mundo laboral a las exigencias de la nueva normalidad. El teletrabajo se ha impuesto y la oficina presencial ha perdido peso en favor de estos espacios compartidos y con todo lo necesario para la mejor actividad profesional con seguridad. A ello se ha sumado la adaptación de las empresas a este escenario de teletrabajo y que lo han entendido como una oportunidad para ahorrar costes.

Estos datos son refrendados por un estudio de CBRE, que confirma no solo el aumento de la demanda de estos espacios tras el primer impacto de la pandemia, sino que también han aumentado el número de compañías que considera que los espacios flexibles van a tener un papel prioritario en su actividad y también las multinacionales que incluyen estos espacios en su estrategia inmobiliaria a largo plazo.